Archivo mensual: marzo 2008

Fucket adorable Californication

Sí, es cierto que a veces parece una telenovela centroamericana, y abusa de la incertidumbre de sí el galán besará a la chica y comerán perdices. Pero las cosas en su lugar: Californication es un certero escupitajo a la vida. Es lo que Like a Rolling Stone a la música. Revuelve los planteamientos metafísicos siguiendo el estilo de la nueva generación de series americanas. Sacude el sentido de la vida, para qué vale la pena estar en este planeta, como solo Los Sopranos han sido capaces hasta ahora.

Californication

Caballero hidalgo dispuesto a socorrer a cualquier damisela que se encuentre en apuros, Hank Moody es un auténtico perdedor simpático que logra empalizar desde el principio con el espectador. Entregado a la bebida, la vida de Hank Moody gira alrededor de su hija preadolescente y de su ex pareja. Lástima que ninguna de las dos vivan con él.

Escritor en sequía desde hace años, sufre viendo como su novela de mayor éxito fue convertida en un boom taquillero hollywodense.

Hank encarna al romántico hombre acabado, adulto, que realmente se ocupa de las cosas importantes y pasa de absurdas obligaciones calvinistas de compromisos laborales y de lo que un hombre de bien debería hacer, y se centra en lo verdaderamente trascendental: follarse todo lo que se le cruza por delante, no guardar nunca los formalismos, beber alcohol como un niño saborea un dulce y reírse de su propio mito y de lo absurdo de esta vida. Quijote en un Porsche cabriolet, va sacando a dulcineas de apuros y llevándolas a su desordenado y sucio piso.

Hubo un tiempo anterior en el que los 3 convivían felizmente. Pero cuando se mudaron de Nueva York a Los Ángeles algo se rompió por el camino. A veces desearía cerrar y abrir los ojos y que todo volviera a ser como antes, volver a estar con la única mujer que amó en su vida y con su hija bajo el mismo techo, sentar de una puta vez la cabeza, que su pluma vuelva a tomar envión.

¿Por qué el mundo tiene que ser tan complicado? La vida nos abruma y se nos cae encima, y escapamos sin saber adonde vamos. Y una vez que lo tienes claro, Hank, y lo único que quieres es estar con las dos mujeres de tu vida, y repetirles empalagosamente hasta el hastío lo profundo de tu amor, es demasiado tarde. Han huido con el hombre que tú nunca serás. Y entonces tu existencia se centra en recuperar el tesoro perdido, vagabundo errante perseguido por la soledad, clochard de la calle de atrás de las grandes avenidas angelinas.

 

Anuncios

El reino ireal de Henry Darger

Desconocido, anónimo, genio que vivió dentro de una botella cuyo envase recién se rompió tras su muerte. En lo único que se pareció a los grandes artistas (además de la grandeza de su obra, claro) es en lo tormentoso de un pasado cruel, aunque en este sentido son pocos los que pueden competir con Henry Darger.

Peter Pan de pantalón largo, personaje sin rostro, concibió una genialidad a la altura de Leonardo, ideó un mundo imaginario como Tolkien y combinó colores con la prestancia de Monet.

Ceniciento en vida, la musa más detestada: la locura, le doto de la contrariedad de Van Gogh y la elocuencia de Baudelaire y Bécquer.

Ilustración de Henry Darger

Del otro lado de la delgada frontera de la mente alterada, traspasada por los artistas en su proceso de creación, concibió un manuscrito con una historia fantástica de 15.143 páginas, y varios cientos de ilustraciones y acuarelas girando alrededor de su universo, “El reino de lo ireal”.

Su obra habla de niños, posiblemente como catarsis de una atroz infancia sufrida en un orfanato. ¿Producción artística para reciclarse? Ya en su avanzada adultez, galopando el síndrome de Diógenes a sus anchas, acumulaba basura en su piso de Chicago y oía misa cinco veces al día.

Ilustración de Henry Darger

Al morir, los dueños de la propiedad entraron al piso, y junto a los residuos banales y terrenales, encontraron la prolífera creación. Al dar con semejante hallazgo, cayeron en la cuenta de tan extraordinaria genialidad anónima, y de alguna manera introdujeron a Henry Darger en la sociedad que hasta entonces le había sido esquiva.

 

Suplemento Ñ

Como no podía ser de otra manera, el diario más leído de Argentina refleja la idiosincrasia de su pueblo. Por un lado, el país que se mira al ombligo haciendo una exaltación de tinte chauvinista de sus escritores y demás ganadores de concursos y bienales, y por el otro, una nación europeísta (no europea) cuyas élites miran constantemente al viejo continente. La Biblia y el calefón. Demostración de poderío nacional y publicación de la agenda cultural londinense.

¿La cultura popular? En un lejano segundo plano. Contradicciones de un mundo al revés, en el que hasta las clases populares, que jamás colgarán un cuadro en el salón, no contradicen la repartija del mundo.

Suplemento Ñ

Suplemento Ñ – Agitación de la cultura desde la perspectiva elitista y desplazamiento a un segundo plano de la cultura de masas.

La insulsa vida de las palabras

Obras como La vida secreta de las palabras hubieran allanado a los funcionalistas rusos la paciente tarea de clasificar a las historias en diferentes patrones. Su labor se hubiera visto reducida a un puñado de estructuras.

Los realizadores de la película creyeron, de forma errónea e inocente, que bastaba con incluir un escenario fuera de lo común (una plataforma petrolífera) para convertir una historia súper trillada en un clamor exultante de vida.

El resultado: personajes anodinos que no aportan nada, el tránsito permanente por lugares comunes, otra vez el mismo hombre convaleciente que se enamora de su enfermera…

Por suerte, Tim Robbins será recordado por obras maestras como Cadena perpetua, de Stephen King, y no por bálsamos soporíferos de Isabel Coixet, como este.

El lugar reservado en la historia para La vida secreta de las palabras será junto a los documentales de la 2, como efectivo arrope cuando Morfeo se resista a ofrendarnos una plácida digestión junto a las mantas.