Archivo de la etiqueta: Hank Moody

Fucket adorable Californication

Sí, es cierto que a veces parece una telenovela centroamericana, y abusa de la incertidumbre de sí el galán besará a la chica y comerán perdices. Pero las cosas en su lugar: Californication es un certero escupitajo a la vida. Es lo que Like a Rolling Stone a la música. Revuelve los planteamientos metafísicos siguiendo el estilo de la nueva generación de series americanas. Sacude el sentido de la vida, para qué vale la pena estar en este planeta, como solo Los Sopranos han sido capaces hasta ahora.

Californication

Caballero hidalgo dispuesto a socorrer a cualquier damisela que se encuentre en apuros, Hank Moody es un auténtico perdedor simpático que logra empalizar desde el principio con el espectador. Entregado a la bebida, la vida de Hank Moody gira alrededor de su hija preadolescente y de su ex pareja. Lástima que ninguna de las dos vivan con él.

Escritor en sequía desde hace años, sufre viendo como su novela de mayor éxito fue convertida en un boom taquillero hollywodense.

Hank encarna al romántico hombre acabado, adulto, que realmente se ocupa de las cosas importantes y pasa de absurdas obligaciones calvinistas de compromisos laborales y de lo que un hombre de bien debería hacer, y se centra en lo verdaderamente trascendental: follarse todo lo que se le cruza por delante, no guardar nunca los formalismos, beber alcohol como un niño saborea un dulce y reírse de su propio mito y de lo absurdo de esta vida. Quijote en un Porsche cabriolet, va sacando a dulcineas de apuros y llevándolas a su desordenado y sucio piso.

Hubo un tiempo anterior en el que los 3 convivían felizmente. Pero cuando se mudaron de Nueva York a Los Ángeles algo se rompió por el camino. A veces desearía cerrar y abrir los ojos y que todo volviera a ser como antes, volver a estar con la única mujer que amó en su vida y con su hija bajo el mismo techo, sentar de una puta vez la cabeza, que su pluma vuelva a tomar envión.

¿Por qué el mundo tiene que ser tan complicado? La vida nos abruma y se nos cae encima, y escapamos sin saber adonde vamos. Y una vez que lo tienes claro, Hank, y lo único que quieres es estar con las dos mujeres de tu vida, y repetirles empalagosamente hasta el hastío lo profundo de tu amor, es demasiado tarde. Han huido con el hombre que tú nunca serás. Y entonces tu existencia se centra en recuperar el tesoro perdido, vagabundo errante perseguido por la soledad, clochard de la calle de atrás de las grandes avenidas angelinas.

 

Anuncios